Nunca pierden las manos que dan,
todavía no lo has entendido.

No pierde quien se rompe los nudillos viviendo,
pierde quien tiene los huesos intactos de no dejarse tocar.

ECGXIII.