A veces

Algunos pájaros no están hechos para estar enjaulados, eso es todo. Tienen plumas demasiado brillantes, su canto es demasiado dulce y libre. Así que, o les dejas ir, o, cuando abres la jaula para darles de comer, se las arreglan para escapar volando. Y la parte de ti que en el fondo sabe que era un error tenerlos cautivos se alegra, pero el lugar en que vives se vuelve mucho más triste tras su partida.» – Stephen King

 

Me habían hablado de ti.
Me habían contado que, tiempo atrás, tiraste las maletas por la ventana y metiste tu casa en cuatro cajas para saltar desde el tejado. Me contaron que, un buen día, decidiste no guardar más de lo que siempre pudieras llevar contigo. Que te fuiste, que tiraste las llaves detrás de ti y nunca volviste a buscarlas.

Decían que haces piruetas en charcos ajenos y te tiras de cabeza en camas que no cubren. Contaban las malas lenguas que tienes un ‘todo al rojo’ tatuado al final de la espalda y que hace mucho aprendiste que la vida es solo eso: un juego.

Me habían contado que las estaciones no pasaban por ti y que tus trenes no entendían de vueltas. Que solo conjugabas en presente y no hacías buenas migas con el futuro. Que en tus amaneceres solo cabías tú y que en tu coche no había sitio para más noches que prometen mañanas con desayuno doble y cigarros al sol.

Me lo avisaron. Que volabas alto y sin copiloto y tu única tripulación eran tus antojos. Que tus salidas de emergencia en realidad no eran salidas. Que de ahí no hay quien salga. Que volabas. Que tú siempre más.

Eso decían.

Pero yo me lo jugué todo al número de la noche que te conocí. Así, sin mirar. Porque para qué iba a mirar, cuando podía verte a ti. A ti, metiendo sexta y cruzando la línea que separa el espacio del tiempo y lo real de lo que solo saben hacer las personas como tú. A ti, que se te habían roto los parasiempres después de beberte unos cuantos nuncas. A ti, que también me avisaste. A ti, que no te quise escuchar.

Y así fue.
Así fue cómo le robamos el mes de abril a Sabina y nos hicimos lo que la primavera hace con los cerezos. Así nos cortamos las cuerdas, como dos locos de atar. Treinta veces, treinta noches con sus días, en treinta sitios con sus gentes, en treinta minutos con sus segundos.

Y ahora, a veces…
A veces me pongo valiente.
A veces recuerdo que fui, fuiste y fuimos.
Los mejores.

A veces me pican los motivos y me sobra la curiosidad por volver a ese sitio al que prometimos no llevar a nadie más, como si pudiésemos prometer en nombre de lugares que no nos pertenecen. A veces suele ser más que a veces.

A veces hago un doble mortal hacia atrás y se me olvida que no hay fondo, y me encuentro derrapando en esa curva que se te dibujaba en la cara cuando recorría con los ojos la recta que iba de tu cabeza a tus pies.

A veces juego contigo al escondite, aunque tú no lo sepas. Y, de cuando en vez, te encuentro más de lo que debería. A veces subo esquinas y doblo escaleras sólo por miedo a no saber qué diría mi guitarra si le vuelvo a pedir que cante otra de nuestras noches. Mis canciones nunca fueron capaces de reconocer que, detrás de sus letras, te escondías tú.

Y a veces, también, me acuerdo de que tú eres así: como los pájaros de Stephen King.
De esos que no entienden de jaulas.
De los que vienen de paso.
De los que pasan sólo una vez.
Pero, a veces, si lo haces bien, una vez es suficiente.

birds2

ECGXIII.

75 thoughts on “A veces

  1. A veces regreso para volver a leer este post que me encanta, pero ahora veo que lo has areglado y me gustaba mucho mas el original 🙁 No se , pero tenía más fuerza, vuelve a ponerlo.

Deja una respuesta